Parroquia de Santa María de los Sagrados Corporales de Daroca

Archivo Parroquial.

 

EL ARCHIVO PARROQUIAL
 
El archivo parroquial es seguramente, en un sentido global, una de las fuentes de documentación más importante para el conocimiento de la Historia local y regional. No en vano, la Iglesia lleva inscribiendo a sus feligreses, en muchos casos, desde mediados del siglo XV, mientras que el Registro Civil se creó en 1870.

 

Los fondos de los archivos parroquiales ofrecen al investigador un sinfín de posibilidades, pues en ellos se encuentra documentación de muy distinta índole.

 

Los Libros Sacramentales son fundamentales para el estudio de la demografía y la genealogía de un pueblo ó una ciudad. A través de los Libros de Cuentas e Inventarios podemos conocer datos sobre la construcción de templos, retablos, pinturas, orfebrería etc, lo mismo que los Libros de Fábrica nos detallan los contratos con artesanos y artistas. La evolución de las parroquias se aprecia muy bien en los Libros de Visitas.

 

Principales secciones de la documentación Parroquial
SACRAMENTAL
GOBIERNO Y ACCIÓN PASTORAL
ADMINISTRACIÓN
DOCUMENTACIÓN NOTARIAL Y JUDICIAL
Y LA SIEMPRE RECURRIDA SECCIÓN DE VARIOS

                                                

Hasta hace no demasiado tiempo, la Parroquia controlaba la vida espiritual y material de los habitantes de una ciudad (feligreses), y en sus libros se aprecian todos los detalles de la vida social, demográfica y económica  de la misma, o lo que es igual la Historia del pueblo ó ciudad.


Dos grandes problemas de los archivos parroquiales  son la dispersión de sus fondos y el cambio de responsables con demasiada frecuencia. Esta es además una de las causas que ocasionan grandes dificultades a los investigadores para acceder a muchos de estos fondos documentales.


La responsabilidad de la Iglesia ante la ingente cantidad de documentación que reúnen sus archivos es doble, pues tiene que velar por su conservación y correcta utilización, y al mismo tiempo, procurar que estén al servicio de la sociedad.


En el Concilio de Trento que se celebró en esa ciudad italiana entre el 13 de diciembre de 1545 y el 4 de diciembre de 1563, se denunció la deplorable situación de muchas de las parroquias: absentismo de los párrocos, acumulación de beneficios por muchos de ellos, escasa preparación intelectual del clero, mala administración..etc.. Se decidió entonces crear cauces para la reparación de estos defectos, empezando por los obispos y llegando hasta los párrocos y vicarios.


De éste Concilio procede la obligatoriedad de que cada parroquia inscriba a sus feligreses cuando nacen, casan y fallecen, en los Libros Sacramentales(1) , donde se anotan los  Bautismos, Matrimonios y Defunciones, así como las Comuniones, Confirmaciones,  el Cumplimiento Pascual de los parroquianos y las Visitas Pastorales de obispos ó distintas jerarquías eclesiásticas. Muchas parroquias ya venían haciéndolo desde hacía algunos años, como la de Santiago Apóstol de Daroca; que desde 1463, comenzó a inscribir los Bautismos, tardando un poco más a hacer lo propio con Matrimonios y Defunciones.


En 1973, la Conferencia Episcopal tomó algunos acuerdos relacionados con los archivos parroquiales que desembocaron en un REGLAMENTO DE LOS ARCHIVOS ECLESIÁSTICOS ESPAÑOLES , aprobado en 1976. En el apartado cuarto de este reglamento se recomienda la necesidad de su concentración, indicando que en muchos casos, los fondos archivísticos se encuentran en malas condiciones de conservación y seguridad, sin una persona responsable real de los mismos, al encontrarse muchos de ellos en núcleos muy pequeños, donde el párroco no reside, porque normalmente tienen que atender varios pueblos y su residencia se centra generalmente en el pueblo más grande de la zona.


Finalmente, se comenta la necesidad de un verdadero inventario catalogación  generalizado, siendo hasta entonces, en el mejor de los casos, listados individuales, y en la mayoría de los casos, ni tan siquiera eso.


Afortunadamente, desde entonces a hoy se ha avanzado mucho en este terreno,  ya que existen inventarios de muchas parroquias, de arciprestazgos e incluso a nivel de Diócesis.

 

EL ARCHIVO PARROQUIAL DE DAROCA

 

AÑO 1937                                                               
En el año 1937  los sacerdotes  Galindo Romeo(2) e Izquierdo Troll., presentes en Daroca, llevaron a cabo una encomiable labor en este Archivo Parroquial con la ingente cantidad de documentos que entonces agruparon y ordenaron; encontrándose, muchos de ellos esparcidos por distintas estancias de la Casa Parroquial, e incluso en otros edificios. Se realizó entonces una  clasificación inicial, pues únicamente agruparon en paquetes toda la documentación sin orden aparente, aunque anotando en el lomo de cada uno de ellos su contenido. Seguramente pensaron que en aquel momento era lo mejor que podían hacer en espera de que su trabajo fuese mejorado en su día por ulteriores investigadores.

 

AÑOS 1985-1988
Entre 1985 y 1988 Ángel Canellas López tomó el testigo de aquel “par de curas”, a los que  nunca agradeceremos bastante su labor. Canellas  consideró conveniente respetar la ordenación de Galindo y Troll, aún a sabiendas de que no guardaba un orden cronológico, temático ni alfabético. Pensó que de ese modo invitaba a la lectura total del inventario creando la curiosidad del investigador ó lector en la búsqueda de temas de interés. Agrupó, eso sí, todos los documentos, pues  todavía se encontró con material disperso entre la Casa Parroquial y un edificio anejo; aunque empaquetado debidamente y con nomenclaturas en los lomos de dichos paquetes indicando su contenido.


La tarea suponía un auténtico reto, pues había que colocar en una misma estancia, relativamente pequeña, poco más de cuatro metros de largo por tres metros escasos de ancho, todo este material procedente  de la Iglesia de Santa María de Daroca, de las otras seis Iglesias darocenses que funcionaron como parroquias independientes hasta 1902(3) , y además algunos documentos extraños a la Iglesia.


Todo ello finalmente quedó colocado en  tres estanterías metálicas. Dos de ellas más grandes en las paredes del largo del cuarto, y otra más pequeña en uno de los lados cortos, el correspondiente a la puerta. En el otro lado corto se encuentra una ventana que está permanentemente cerrada. Además, se colocó un mueble metálico especial en el centro de la estancia que contiene treinta bandejas horizontales para los pergaminos y documentos de gran tamaño. Las dos estanterías grandes,  de tres metros y sesenta y cuatro centímetros de anchura  por dos metros  de altura,  cuentan entre ambas con cuarenta y ocho estantes ó lóculos en los que se depositaron los documentos catalogados, numerados dichos lóculos del 1 al 23 en la estantería del lado derecho y del número 29 a 48 en la del lado izquierdo. La estantería pequeña de noventa y tres centímetros de ancho por dos metros de alto, cuenta con cuatro lóculos numerados de 24 al 28 En el mueble metálico del centro, de un metro y medio de largo por algo más de un metro de ancho y  un metro con treinta y cuatro centímetros de alto,  se colocaron en sus treinta bandejas los pergaminos y documentos de gran tamaño(4) .

AÑOS 2011 Libros Sacramentales
Nuestro trabajo ahora era mucho más sencillo, pues se trataba de colocar en cajas todos los fondos del Archivo, respetando la colocación correspondiente a la última catalogación, que está publicada por la Institución Fernando el Católico. El trabajo ya mencionado de Angel Canellas López “Inventario de los Fondos del Archivo de la Colegiata de los Corporales de Daroca”(5).


Siendo Párroco de Daroca Don Ángel Jiménez, comenzamos con la ordenación y catalogación de los Libros Sacramentales de las Siete Antiguas Parroquias, basándonos en un sencillo sistema similar al de otros archivos; con el doble objetivo de preservar en la medida de lo posible el deterioro de los Libros y al mismo tiempo facilitar al archivero y al investigador la búsqueda más directa del documento que necesita.
Contamos con una estantería, que denominamos B, de noventa y tres centímetros de ancho por dos metros de alto, en las que se encuentran los Libros Sacramentales  cuya ubicación anterior estaba en sus cuatro estantes ó lóculos  ( 24 a 27 ). Actualmente se encuentran en la misma estantería, aunque aprovechamos la parte superior de la misma como un estante más, pues al reestructurar su contenido y colocarlo en cajas, necesitábamos un poco más de espacio, que fue solventado de este modo. La variación que ha sufrido la documentación de la estantería B con respecto  a la catalogación de Canellas es mínima, y además se encuentran a la vista los contenidos de cada una de sus cajas. Los índices de dichas Parroquias también se colocaron entonces en dos cajas de archivo con los números 36 y 37, manteniendo su posición en el lóculo número 30 de la estantería C. (Contigua hacia la derecha).


Los Libros se ordenaron por Parroquias cronológicamente,  a partir de Santa María y siguiendo   con las demás alfabéticamente. Se colocaron en  cajas de archivo, en cuyos lomos se indica su contenido de este modo: En primer lugar, junto a la leyenda “Libros Sacramentales de las Parroquias de Daroca”, figura el número de orden general de la caja. (del Nº 1 al Nº 35). A continuación el nombre de la Parroquia y en los recuadros siguientes el contenido concreto, (de uno a tres libros) sirviéndonos de unas siglas o abreviaturas fácilmente entendibles.


Comenzamos por la Parroquia de  Santa María de los Sagrados Corporales, que cuenta con documentos desde 1528 hasta 1929, en diecisiete tomos que agrupamos en diez cajas numeradas del 1 al 10. La documentación posterior a esta fecha también ha sido revisada en este trabajo, aunque se encuentra en otra estancia, sin colocar en cajas de archivo por ser considerada todavía “documentación en uso”.


Las otras Seis Parroquias  Antiguas, las ordenamos por orden alfabético en cajas numeradas del  11 al  35, de esta manera:
San Andrés con documentación desde 1592 hasta 1902, en cinco tomos que agrupamos en tres cajas numeradas del 11 al 13 (ambos inclusive).
Santo Domingo de Silos con ocho tomos, que conserva documentación desde 1560 a 1902, y colocamos en cinco cajas numeradas del 14 al 18 (ambos inclusive).
San Juan Evangelista(6) con cinco libros que contienen inscripciones desde 1538 a 1902, y que ocupan tres cajas cuyos números de orden son 19, 20 y 21.
San Miguel Arcángel conserva documentación desde 1505 a 1902, en seis libros que organizamos en cuatro cajas numeradas del 22 al 25 (ambas inclusive).
San Pedro Apóstol queda colocado en tres cajas  numeradas del 26 al 28 (ambas inclusive), y contienen siete libros con  inscripciones desde 1582 a 1902.
Santiago Apóstol es la que guarda la documentación más antigua de todas las demás Parroquias, siendo también tras la de Santa María, la que tiene más cantidad de tomos. Catorce Libros en total con inscripciones desde 1463 hasta 1902. Queda ordenada en siete cajas numeradas del 29 al 35, completando con  esto, la estantería de “Antiguas Parroquias”.


En la parte inferior de cada caja figura una pegatina circular de diecinueve milímetros de diámetro de color verde, con el número de orden de la estantería. Esta numeración es independiente en cada estantería, así como el color del círculo con el número, que también es de diferente color para cada una de ellas.


En la estantería contigua hacia la derecha, C, lóculo 30, cajas 10 y 11, se encuentran dos cajas que siguen la numeración de las anteriores con los números 36 y 37(7) cuyo contenido son siete índices, uno por cada uno de las Parroquias, desde 1700 en el caso de San Juan y 1800 en las demás, hasta 1902. En el primero de ellos, Stª María, continúa el índice hasta los años noventa. Además, contiene un cuadernillo suelto de ocho folios, con una interesante catalogación  realizado en 1926 por el Cura Arcipreste D. José María Gil. Se encuentra un poco deteriorado, pero se puede leer perfectamente y nos ha servido de gran ayuda para comparar con este trabajo e  incluso corregir algún detalle del mismo. En esta misma estantería C, lóculo 30, caja 9, junto a otros documentos, hemos depositado un DVD con el mismo contenido de las cajas 10 y 11, es decir, los índices de las siete parroquias mencionados, en versión digital.


En el último lóculo, número 28, de esta estantería, de medidas muy inferiores, colocamos algunos libros y carpetas de gran tamaño, que no tienen nada que ver con los libros Sacramentales; colocados sin cajas de archivo, de forma horizontal, y catalogados en el mismo listado como “LIBROS DE GRAN TAMAÑO” (no sacramentales)

 

AÑO 2012  Otros Libros Parroquiales y documentos.
Con Don José Zaporta Pallarés como nuevo párroco de Daroca, seguimos con la ordenación  del resto de los fondos del Archivo. Es decir, libros no sacramentales y paquetes de documentación.


Se trataba ahora de colocar toda la documentación de las estanterías dentro de sus cajas  anotando en el lomo de cada una de ellas su contenido. Ejemplo: Lóculo-1/Paquete-1 “Preeminencias  y derechos del Deán, sacristán……etc”


La estantería de la derecha, que a partir de ahora denominaremos A cuenta, como decíamos, con veintitrés lóculos numerados del 1 al 23 de distintas dimensiones. Siendo dieciseis de ellos de ochenta y siete centímetros de largo por veintisiete centímetros de ancho, dos de ochenta y siete centímetros de largo por treinta y siete centímetros de alto y los cinco restantes de distintas medidas. La estantería del lado izquierdo, en adelante C, cuenta con veinte lóculos numerados del 29 al 48; casi todos ellos de la misma medida, ochenta y siete centímetros de largo por treinta y siete centímetros de alto. El vacío numérico entre las estanterías A y C corresponde a la tercera estantería, que denominamos B, ya mencionada.


La primera dificultad con la que nos encontramos, principalmente en la estantería A, fue la de hacer coincidir los paquetes completos en las cajas de archivo, de poco más de diez centímetros de anchura, ya que algunos de ellos eran mucho mas grandes, y otros, por el contrario, nos permitían meter dos paquetes en una misma caja. Ante este inconveniente, nos vimos en la necesidad de dividir en dos partes los paquetes más voluminosos, indicando esa separación con las letras A y B. Ejemplo: LOCULO-2/PAQUETE-15-A    LOCULO-2/PAQUETE-15-B   ,  y en el caso contrario, en que dos paquetes ocupan una misma caja, lo indicamos igualmente en la etiqueta que pegamos a su lomo, apreciándose a primera vista que  esa caja contiene dos paquetes distintos. Una vez terminado cada lóculo, con sus paquetes ya colocados en sus respectivas cajas, y pegado en ellas las etiquetas identificativos en la parte superior de cada una de ellas, pusimos en la parte inferior una pegatina  circular de diecinueve milímetros de diámetro con el número correspondiente a cada caja, de color naranja para la estantería A, y de color azul para la estantería B., siendo independientes ambas numeraciones.

 

 

DESPACHO DEL PÁRROCO.  CONTIENE 393 LIBROS CATALOGADOS HASTA EL MOMENTO CUYA ANTIGÜEDAD VA DESDE 1518 A 1922 CON TEMAS DIVERSOS TALES COMO CORALES, MISALES, HISTÓRICOS, TEOLOGÍA, MÚSICA, ETC….

              

El denominado “Despacho del Párroco”, se encuentra en una sala contigua, y contiene gran cantidad de libros no sacramentales de entre los siglos XVI y XVII principalmente, muchos de ellos de música, cuyo inventario parcial presentamos al final. La catalogación de esta sección no está cerrada, pues todavía está en curso de inventariado.

 

Año 2012. Arciprestazgo de Daroca. LIBROS SACRAMENTALES DE LOS PUEBLOS DEL ARCIPRESTAZGO.


Se encuentran en la misma sala que los Libros Sacramentales “en uso” de la Parroquia de Santa María de Daroca, aunque en distinta estantería.


MANCHONES, MURERO, USED, VALCONCHÁN, ORCAJO, SANTED, TORRALBA DE LOS FRAILES, VALDEHORNA, VALDESANMARTÍN, GALLOCANTA, LAS CUERLAS Y BERRUECO son los pueblos cuyos Libros Sacramentales en vigor se custodian en el Archivo Parroquial de Daroca. También se guardan en este Archivo, Libros Antiguos de algunos de ellos, aunque la mayor parte están depositados en el Archivo Diocesano de Zaragoza. De los aquí conservados, los más antiguos son los  de Murero, que comprenden desde el primer tomo Quinque Libri (1566 a 1609), hasta la actualidad,  pudiendo asegurar que son todos los existentes de dicho Pueblo, con la salvedad del tomo 7º de Defunciones (1864-1908) que se encuentra desaparecido. Los de Used  comienzan en 1780 con el tomo 4º de Bautismos, estando al parecer el tomo 4º de Matrimonios y Defunciones en el propio Pueblo. El 7º y 8º Quinque Libri (1862-1962) se encuentran desaparecidos. De Balconchán se conserva aquí el tomo 6º Quinque Libri  que comienza en 1899. El resto son ya todos de principios del S.XX salvo algún Libro de Testamentos, Cofradías ó índices, que son un poco anteriores.


Los Libros quedan ordenados cronológicamente, colocados en cajas de archivo en cuyos lomos se indica su contenido. En el primer recuadro va el nombre del Pueblo y el número de orden de la Parroquia correspondiente. En los siguientes, se indica el contenido concreto (de uno a tres libros) sirviéndonos de las mismas siglas empleadas en los de Daroca. En el caso de los Libros Actuales, las cajas son abiertas para facilitar su manipulación.  El listado que incluimos más adelante es de distinta estructura que los listados correspondientes a las estanterías del Archivo de Daroca, propiamente dicho, diferenciando de algún modo estos fondos de aquellos.    

                    
A medida que avanzábamos en nuestro trabajo, fuimos anotando todos los pasos que se daban, para finalmente confeccionar este dossier que tenemos ahora en nuestras manos, con el fín de que sirva de guía para aquellos que necesiten consultar los fondos de este magnífico Archivo. La persona encargada  facilitará la información que se le solicita, procurando, ante todo, una adecuada manipulación, asegurándose de que los libros ó documentos que se consulten sean tratados con el debido cuidado, y que ningún documento ó libro sale del Archivo bajo ninguna circunstancia.   

 

No en vano, en el intervalo entre la anterior catalogación y ésta que presentamos (1988-2012), son bastantes los documentos ó libros que lamentablemente nos vemos obligados a dar por desaparecidos(8) porque no se han encontrado en su lugar de catalogación ni en ninguno otro. A cambio hemos incluido algún libro y documento “aparecido”, que no estaba incluido en el anterior catálogo-inventario(9) .  

Hacemos constar en este dossier, que el sábado 22 de abril de 2.012 se llevó a cabo el traslado desde este Archivo al Museo Parroquial de la Basílica, el documento nº 414 del inventario de Canellas, conocido como la Carta de Chiva(10) , y el 17 de mayo hicimos lo mismo con El Libro Bermejo(11) . Ambos traslados se realizaron conjuntamente con el encargado del Museo D.José Antonio Romero Iñigo y bajo la supervisión del párroco D.José Zaporta Pallarés. Se consideró que dichos documentos debían estar expuestos al público que visita el Museo, por su gran importancia para la Historia de Daroca. De ambos, queda en el Archivo una copia para consulta.


Incorporamos en este trabajo varios listados de los fondos del Archivo, tal como han quedado tras esta intervención(12) .


En las estanterías B y C, cuyos contenidos son principalmente libros, empleamos para sus listados los apartados: LÓCULO, TEMÁTICA, CAJA, AÑO Y CONTENIDO.
En la estantería A, al tratarse de documentos sueltos, agrupados en paquetes, incluimos este concepto en el listado: LOCULO, TEMATICA, CAJA, PAQUETE, AÑO Y CONTENIDO.


El listado correspondiente a los Pueblos es, como decíamos más atrás, de distinto tipo que  los demás, pero, igualmente sencillo de comprender y manejar: Tipo de libro, años que abarca y número de caja en la que se encuentra. La numeración es independiente en cada uno de los pueblos.

 


 

(1) Consolidación de los Archivos Parroquiales. 1564 por aplicación del Concilio de Trento

(2) Pascual Galindo Romeo. Sacerdote Santa Fé de Huerva 19-09-1892, +Zaragoza 1-11-1990
Francisco Izquierdo Troll. Sacerdote. Belchite 1894

(3) Hasta 1902 funcionaron en Daroca de manera independiente siete parroquias: StºMaría, San Andrés, StºDomingo, San Juan, San Miguel, San Pedro y Santiago. En ese año, consecuencia de una arreglo parroquial llevado  a cabo desde la Diócesis Zaragozana, desaparecieron seis de ellas, quedando únicamente la de Santa María. De las iglesias de aquellas antiguas parroquias, quedan todavía en pié las de Santo Domingo, San Juan y San Miguel, siendo derruidas el resto en los primeros años del siglo XX.

 

(4) En este mueble se encuentran depositados un total de 1.165 documentos de los siglos XII a XIX, según la catalogación de Canellas de 1985-88. Quizá, sin mucha tardanza, fuese conveniente una revisión de los mismos por algún organismo competente con experiencia en  paleografía.

(5) Publicado en dos partes. La primera en 1985 en los volúmenes 51 y 52 de los Cuadernos de Historia “Jerónimo Zurita” y la segunda en 1988 dentro de la colección Fuentes Históricas Aragonesas, en el número 16.

(6) Anteriormente denominada San Juan de la Cuesta

(7) En este caso tienen doble numeración. La del lóculo en el que se encuentran las cajas, y la correspondiente a la de “Libros Sacramentales”)

(8) Incluímos un listado en la sección de Inventario

(9) Por el contrario, han aparecido libros y documentos que no figuran en el anterior inventario, y que nosotros incluimos en el nuevo listado con el distintivo “N.C.” Nueva Catalogación, y que colocamos principalmente en los lóculos que anteriormente estaban libres: Números 17, 18, 23 y 47.

(10) Primer testimonio ante notario que hace referencia a los hechos de Los Corporales.  Se trata de un pergamino de 604x758 mm con tres sellos pendientes: uno ojival de 35x20 mm, otro redondo rojo de 45 mm de diámetro y otro redondo marrón de 16 mm de diámetro. Se encuentra perfectamente enmarcado, y quedó instalado en el Museo dentro de una de sus vitrinas, en la que puede contemplarse por los visitantes del mismo.

(11) En el Inventario de los Fondos…….de Angel Canellas  en su apéndice III, se explica las características de este códice y en el índice documental del mismo se citan sus documentos tras las siglas LB, sin embargo, el cartulario como tal no está incluido ni numerado en dicho inventario por lo que consideramos conveniente hacerlo en este nuevo listado con el número 771-b, manteniendo la cronología del Inventario.

(12) De las estanterías A y C presentamos tres listados por cada una de ellas: Uno de su posición real en la estantería, otro con sus fondos ordenados temáticamente, y uno más en que lo están cronológicamente.

Arriba  »